domingo, 14 de diciembre de 2014

¿Todos somos Gurús?

No puedo empezar a escribir estas líneas sin citar algunas frases que leí y me dejaron una sensación grata en el último post de Syl, Manifiesto de un Millenial:
 
“Soy un generador de ideas,
los estudios realizados apuntan a que
pertenezco a un segmento de la población que está sobre educado, creo en la colaboración porque tengo la certeza de que los mejores resultados siempre se logran a través del intercambio de conocimiento,
ideas, opiniones y experiencias (buenas y malas)"
 

¿Cuánto puede enseñarme entonces un solo “gurú” sobre comunicaciones, marketing o internet en estos días donde la educación y colaboración de ideas es mutua y consensuada? La respuesta tal vez sea “mucho”, pero el proceso tiene muchas aristas, idas y venidas y la conclusión quizá sea (me atrevo a decir) que no somos gurús. Y en ello radica la magia de esta nueva economía colaborativa en la que todos aportamos lo que mejor sabemos para mejorar un proceso, solucionar un problema, o generar ideas de desarrollo.




Pese a estar dentro de esta nueva era, en los últimos años he visto cómo ante una crisis online de cualquier marca, en cuestión de horas, un experto de la web 2.0 ya emitió un sólido y demoledor veredicto de lo “qué ha pasado”, “qué debió hacer la marca” y “las lecciones que nos quedan de la crisis para adelante”. Al parecer y después de una sesuda lectura, conclusiones lógicas, llenas de criterio y provecho de la coyuntura, solo se limitan a indicar que una empresa, ante una crisis, debe “emitir un comunicado de prensa, que enuncie que estamos investigando el tema”; como si este mensaje sea equivalente al descubrimiento de la pólvora.

Me he topado con “Los 10 errores más comunes de los Communitys Manager” y leo tips desde “No dar una buena atención al cliente” hasta “No incluir imágenes en las publicaciones del FB”. Muchas veces me pregunto si en una evaluación para un médico, le indican que "un error común es emitir un diagnóstico sin analizar al paciente". La analogía es la misma, aunque suene exagerado.


Se tiene que diferenciar muy bien que una crisis deviene de elementos operativos (errores en los procesos, gestión de la calidad, supervisión y control, etc.) y también de comunicación (no decir lo que se hace, prometer lo que no se puede cumplir, la letra pequeña donde te dice realmente lo que se desea comunicar, greenwashing, etc.). Una prueba contundente del aprovechamiento de la coyuntura de todos estos “tips" frente a una crisis online es que se suelen mezclar los temas operativos con los temas de comunicación. Es muy fácil manifestar a través de diversos canales online qué es lo que se “debió de hacer” (en pasado) y qué difícil es estar dentro del equipo de la empresa "enfrentando" el embate de la crisis (en presente).

El Marketing Digital es mucho más que “criterio y redes sociales” y oportunidades para figurar como un gurú. Nunca he leído a un solo autodenominado gurú que me proporcione métricas contundentes de un sitio web o e-commerce y haga un correcto análisis de las fuentes de tráfico. ¿Por qué nunca leo un artículo didáctico acerca de la penetración e importancia de los smarthphones en mi país? o ¿por qué llamar crisis a lo que un usuario en Twitter provocó/promovió quizá de forma no justificada pero que jamás podría representar una crisis real a la marca?

Converso con mis amigos sobre el bonito viral de Ikea, o sobre la problemática de un marketplace de taxis en Perú; y sabemos que, en una semana, más de dos columnistas nos darán el mismo mensaje con palabras diferentes o pomposas, disfrazadas de charla magistral de una maestría en Marketing Digital.

La información es tuya, la información es mía, somos prosumidores, somos los agentes con mayor influencia para las marcas, colaboramos con ellas y las ayudamos a mejorar/progresar/evolucionar con nuestras experiencias que contamos en los entornos on y offline. Aportamos lo que mejor sabemos porque le ponemos pasión a lo que hacemos y queremos que las marcas que valoramos nos sigan el paso. Mientras no existan análisis detallados, concienzudos y que nos lleven hacia una nueva era en el marketing digital, creo que todo lo que nos está diciendo ese "gurú", es simplemente la recolección de ideas de su entorno, un chispazo de criterio y otro tanto de oportunismo. Los verdaderos expertos en la gestión de crisis (digital, de comunicación o de operaciones) se encuentran “enfrentando la crisis” y aportando todo su conocimiento a favor de la empresa y de las marcas en las que trabajan. No se encuentran esperando a que pase la crisis para decir lo mal que se hizo y cómo se pudo hacer mejor; así no se crece como sociedad.

Desde aquí, voto por una real fuente de información compartida, por verdaderos aportes y por no permitir que el conocimiento común, sea artífice para construir falsos profetas y falsos gurús. No somos gurús, somos mejores que eso: “somos personas que compartimos información para mejorar la sociedad en la que nos encontramos”.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Manifiesto de un Millennial


Pertenezco a un mundo en donde lo único constante es el cambio, donde la tecnología ha dado pie a una revolución digital que nos hace tener información inmediata 24/7, un mundo en donde la economía colaborativa cobra más y más importancia, vivo en la era en la cual a través de nuestra voz hemos reinventado marcas, mercados, países; incluso gobiernos.

Soy parte de una generación a la cual nombran Millennial ( o generación Y, nativos digitales, Gen M, etc.) caracterizada por protagonizar cada uno de los movimientos realizados en contextos sociales, políticos, económicos, etc., con la firme convicción de provocar un real transformación en todos los sentidos.

Soy un generador de ideas, los estudios realizados apuntan a que pertenezco a un segmento de la población que está sobre educado, creo en la colaboración porque tengo la certeza de que los mejores resultados siempre se logran a través del intercambio de conocimiento, ideas, opiniones y experiencias (buenas y malas).

Estoy consciente que el aburrimiento me llega de una forma muy rápida, mi meta no es permanecer años y años en una misma empresa en donde hay una estructura organizacional rígida, más bien lo que quiero son nuevos retos y desafíos, razón por la cual siempre estoy buscando un trabajo nuevo y diferente; sinceramente de lo que estoy convencido es que más temprano que tarde tendré mi propio negocio … porqué? Por que quiero crear soluciones reales que mejoren la vida de los demás, no me preocupa el fracaso, peor sería no intentarlo.

Pienso que ser un emprendedor sería uno de mis mayores logros, me visualizo desarrollando nuevos modelos de negocio; claro, sin estar atado a jerarquías de mando, enclaustrado en un cubículo incómodo, con horarios estrictos… creo en el trabajo colaborativo, que me lleva a innovar, a intercambiar conocimiento de forma permanente, a tener la libertad de cumplir mis objetivos en el tiempo que sea necesario, pero sobre todo estar rodeado de personas como yo, descubriendo nuevas ideas inspiradoras pues son esas ideas las que detonan y renuevan el enfoque centrado en una mayor productividad y creatividad.

Se entender el mercado, se que los consumidores quieren algo diferente, vivir experiencias específicas; me doy cuenta que el lujo es un concepto alcanzable para todos: ya no es opulencia, es tener lo que la gente quiere, cuando sea y en donde sea
: Airbnb, Eatwith, Uber, Snapchat, Tinder, Kichink, Clip, Tuenti, Groupalia, Trovit, etc., son claros ejemplos, sin contar todas aquellas startups que se están incubando y que seguro serán una solución a diversos aspectos de la vida de las personas.

Se que cambiaré de trabajo alrededor de 12 veces antes de llegar a los 38, y que cuando un trabajo ya no implique ningún reto interesante lo dejaré y me llevaré el conocimiento adquirido a otro lugar … aún no me queda claro porqué las grandes empresas no fidelizan a sus empleados más jóvenes como nosotros y peor aún: porqué seguimos llamando a nuestros superiores jefes y no mentores?

Finalmente, tengo muy claro que la evolución es la clave para vivir, pero esa evolución implica tener una motivación por cumplir una misión y no una motivación por tener dinero.

Me queda claro que lo importante es sacar provecho del presente y ser feliz con lo que hago, estar abierto al cambio, conectarme con el mundo, perseverar, tener confianza en mi mismo, ser un hacker: encontrar una nueva manera de hacer las cosas sin dejar de lado esa emoción que me impulsa a hacer que las cosas sucedan, como decía Hegel: "nada grande se ha hecho sin una gran pasión".


martes, 14 de octubre de 2014

Marcas hipsters o con gafas de madera

La tendencia es la dirección o rumbo que decide un grupo de personas o colectivo y que se adopta como una moda en el futuro. Este rumbo puede ser social, cultural, político, etc. Puede percibirse a priori como un concepto negativo, pero desde mi punto de vista las tendencias nos ayudan a encontrar diferentes puntos de vista que optimizan nuestra manera de enfocar los procesos, los paradigmas, las situaciones cotidianas, y la vida en general.

Normalmente las tendencias llevan implícitas novedades que no teníamos previstas o que incluso en un primer momento llegábamos a rechazar, y que finalmente han resultado ser de mucha utilidad: El coche eléctrico, bla bla car, los 80s, etc. Esto enriquece lo que somos y nos ayuda a saber cuáles son nuestras posturas o predisposiciones frente a lo que se nos presenta. Por ejemplo, si vuelve la moda de usar pantalones acampanados vamos a encontrar personas que no las usen (como nuestros padres o abuelos) y otras que sí. Aun existen personas sin Facebook y eso nos las hace diferente de las demás ni tampoco hace que pierdan su identidad. Las tendencias y modas refuerzan lo que somos al decidir si las seguimos o no.

Sin embargo, noticias como el incremento de “los implantes de barba” para conseguir una apariencia hipster, o “la compra de las gafas de pasta sin graduación o las nuevas de madera” nos demuestran que a veces somos presa fácil de las modas. Esto lejos de ser algo negativo se debe tomar como lo que es: “una moda que viene y va” y no como algo que tienes que tener para sentirte bien contigo mismo y/o con los demás. Es en ese caso, cuando hablamos de autenticidad. ¿Las modas y tendencias pueden llegar a configurar lo que somos? o, por el contrario, ¿somos nosotros los que, a través de las modas terminamos reconfigurando nuestra identidad?


En el caso de las marcas encontramos el mismo fenómeno, ahora todas las empresas tienen al menos un community manager en sus filas, otras tienen perfil en Facebook aunque no le den mucha utilidad. Hace 10 años todas las empresas pedían a sus agencias de comunicación hacer un viral para que se propague por internet. Sin embargo, la adaptación de la empresa ante los nuevos medios digitales o herramientas que puedan utilizar para propagar su identidad (misión, visión, valores, oferta, servicios, etc.) no debe de reconfigurar su identidad como “una empresa está en los medios sociales”. Si pensamos en Coca Cola, nos va a salir la palabra “felicidad” de forma inmediata y es que la marca ha sabido (entre errores y aciertos) transmitir “lo que es” en los diversos medios que ha encontrado en su trayectoria.



La psicología nos indica que uno llega a configurar lo que es basándose en tres estímulos:
  • Por cómo vivimos nuestra infancia en el hogar.
  • Por cómo nos relacionamos durante ella. 
  • Por cómo nos han educado (en casa, colegio, instituto, etc.).

Si bien una marca no ha ido a la escuela, pasado por la universidad o aplicado a una entrevista profesional, ha vivido tanto como nosotros para acompañarnos como si fuera un compañero o amigo nuestro. Sus padres (directivos, ejecutivos, fundadores, etc.) también han sabido aprender (y siguen aprendiendo) a cómo educarla, también le han pasado sus miedos o sus filias, sus aciertos y sus pasiones; así que cuando se hable de una marca que te ha acompañado durante tu vida, hay que considerar que esa marca también ha aprendido a vivir, a relacionarse con otras personas, clientes, proveedores, usuarios, inversores, etc. y es el reflejo de una filosofía o cultura que la define como lo que es: una marca con sus errores y aciertos… y que por eso las queremos u odiamos, no por lo que quieren representarnos, sino por lo que son.

Ejemplos de estos los encontramos cuando alguien hace un comentario inocente que podemos recibir de muy mala manera, o decidir en base a argumentos poco válidos que nos llevan a equivocarnos reiteradas veces. En el caso de las marcas pasa lo mismo, uno hace un comentario de mejora y nos responden trayendo a todo su gabinete de abogados jajajajaja


Con el auge del coaching o de las sesiones motivacionales (que también son tendencia en estos momentos) el lema o mandamiento es “tienes que saber quién eres para luego saber qué quieres o a dónde te diriges”. Esto me llama mucho la atención debido a que los procesos de definición de la identidad no solo se están aplicando en las personas sino también en las empresas. Definir lo que somos no debería de llevarnos mucho tiempo, a menos que nos encontraremos en una sociedad que vive de la imagen o de las apariencias. De ser así, tu identidad tendrá una constante redefinición dependiendo de la tendencia o moda que sea aceptable para el entorno en ese momento. El planteamiento es sencillo de diagnosticar, cada vez que necesitas oír de otra persona “lo que eres” para creerte o sentirte seguro, es que vas a ser presa fácil de las marcas, las modas, personas y de todo aquel fenómeno social ajeno a tu identidad. Lo mismo le pasa a las marcas cuando sus ejecutivos buscan reafirmar su “posicionamiento” a través de encuestas, olvidándose de preguntar si encontramos otros valores en la marca que no estaban trazados en su estrategia de empresa.

¿Y cómo llegar a saber quién eres si nunca te lo has planteado? En una sociedad plagada de “las 7 cosas que debes saber para…” o “lo que nunca debes de olvidar en…” llegamos a percibir que todo es dicotómico: O eres bueno o eres malo. Esto me hace reflexionar sobre si en realidad ¿no estaremos en la moda de “dar buenos consejos para la gente buena”? Lo raro es que cuanto más lo practicas, menos “tu” te sientes. Me explico, cada vez que me equivoco, muestro (a los demás y a mi) las limitaciones que tengo, y esto no es malo. Tengo un defecto o un punto no muy desarrollado con la redacción y ortografía. Esto puede parecer un impedimento para hacer muchas cosas, sin embargo (y gracias a la conciencia de saber lo que soy) puedo desenvolverme por ello, tengo compañeros y amigos que me supervisan porque saben cual es mi debilidad. Por otro lado, también tengo buenas cualidades que son reconocidas por mi entorno laboral y personal y que por ello confían en mis habilidades para este tipo de tareas. Lo mismo pasa con los amigos, con la familia y con la pareja. Cuanto más “tu” seas, más auténtico te mostrarás ante los demás. No estoy hablando solo de componentes racionales o emocionales, hablo de ambos, debido a que nuestras decisiones se componen: de cómo somos, con quién nos relacionamos y en qué punto de la relación nos encontramos. Somos como un árbol, pueden cambiar las estaciones, la forma de nuestras copas, cambiar de color de hojas, pero lo que nos hace únicos son nuestras raíces y todo aquello que llevamos por dentro que nos hace auténticos…llevemos o no barba o gafas.

Un amigo me comentaba que hace tres años conoció a una chica que era franco-española; y como le gustaba mucho empezó a practicar el francés. Lo mismo le pasó a una amiga que le gustó un chico que trabajaba en cine y para atraerle se volvió cinéfila. Tanto para aprender francés o saber de cine, el interés por llegar a seducir a alguien ha hecho que dentro de “lo que la persona es” se activen ciertos mecanismos para encontrar puntos en común con las otras personas y “ya en su terreno” tener la libertad de ser ellos mismos. Al final, las modas y tendencias nos ayudan a ser nosotros mismos siempre y cuando esto no suponga un esfuerzo en tratar de caer bien a los demás para sentirse aceptado. Nosotros y las marcas somos aceptados tal y como somos, el problema está en que a veces no nos vemos o valoramos como tal. Aquello hará que paguemos por un implante de barba hipster y que la mayoría de nuestras marcas de siempre utilicen gafas de madera sin graduar.

Enlaces de interés:

jueves, 18 de septiembre de 2014

Operación ... Happiness :)

Año tras año, la vuelta al Cole (Trabajo) o depresión post-vacacional es algo que tenemos que superar, y se dice es directamente proporcional al bronceado que adquirimos durante el verano, es decir mientras tengamos mayor bronceado, mayor será nuestra frustración al saber que tenemos que esperar 10 meses para volver a disfrutar de la playa, la arena y los chiringuitos.

Es impresionante como vuela el tiempo, sobretodo cuando nos divertimos, es por eso que se nos va como agua el tan ansiado verano. Y para prepararnos para esos mesesitos de calor, de piscinas y playita, muchos de nosotros hasta nos ponemos a régimen con la  famosa Operación Bikini, para sentirnos mejor con nosotros mismos, cambiamos los hábitos alimenticios que nos afectan, y también retomamos el gimnasio después de meses de no ir y terminar así con nuestra vida sedentaria. Y todo este esfuerzo simplemente para disfrutar a tope el verano.

¿ Y que pasa con los otros 10 meses que quedan?  Si ya sé, que sin trabajo no hay vacaciones, y que los 10 meses siguientes la mayoría de nosotros estaremos de Lunes a Viernes trabajando en la oficina de 9 am a 6 pm.

¿Pero porque conformarnos con ser Felices tan solo 2 meses al año? o ¿Porque solo nos preocupamos por estar bien 2 meses año?.  Necesitamos urgentemente otro tipo de “Operación” en la cual podamos crear o cambiar otro tipo de hábitos que nos ayuden a disfrutar y ser felices también los 10 meses siguientes, tanto en el trabajo como en nuestra vida personal. Ya que como bien dice Matthieu Ricard, considerado el Hombre más feliz del mundo: 


“de la Felicidad depende la calidad de cada instante de nuestras vidas”

Actualmente el concepto de Felicidad se ha malentendido, y a efecto de evitar confusiones es importante aclarar que NO es la felicidad:

1. No es, sentirse bien todo el tiempo, ya que es físicamente imposible.

2. No es, ser rico o tener todo lo que siempre has deseado.

3. No es un destino final o meta.

4. No es evitar las emociones negativas.

5. No hay una receta mágica o universal.

Nosotros entendemos que la Felicidad proviene desde nuestro interior, es decir, es la combinación de cuan satisfecho estas tú con tu vida y que tan bien te sientes en tu día a día. Pero para conseguirla, le tenemos que dedicar tiempo y constancia, y solo así es como ves resultados y todos a tu alrededor comienzan tambien a notar la diferencia, de ahí que se me ocurriera el término de “Operación…Happiness”, ya que en cuanto decidas que quieres o que necesitas ser más Feliz debes tomar acciones y comenzar a crear hábitos saludables.




Afortunadamente tenemos la habilidad de  poder controlar como queremos sentirnos, al practicar constantemente ciertos hábitos que hagan tu vida más satisfactoria y con significado. Solo el 10 % de nuestra felicidad depende del mundo externo, el 90% depende de cómo nuestro cerebro procesa la información. Y quiero compartir con ustedes lo que le sucedió a mi sobri de 4 añitos. Emiliano vive en Toronto, y ayer fue su primer día en el cole, y el bus del cole al final de sus clases tenía que llevarlo a un "after school" donde mi hermana pasaría a recogerlo después del trabajo. Pues los del bus se equivocaron y lo llevaron a otro sitio, donde obviamente nadie paso a recogerlo, motivo por el cual lo tuvieron que regresar al Cole,  solito en el bus y sin sus nuevos compis. Avisaron del error a mi hermana y le pregunté si el niño se había asustado, ya que iba en el bus solito, sin tener a nadie conocido cerca. Y sorprendentemente mi hermana me contó que Emiliano estaba feliz, porque le habían dado un paseo por toda la ciudad en el fabuloso Bus amarillo y gratis !!! ( no, no es catalan ;) ). A esto me refiero con la forma en la que nuestro cerebro procesa la información, de ahí el famoso vaso medio lleno o medio vacío.
Muchos me dirán, que cómo es posible ser feliz en un trabajo el cual no te gusta, ya que por la situación económica muchos trabajan “en lo que hay” y no en lo que les apasiona, pero con la dedicación y esfuerzo que mencioné anteriormente lo podrás llevar mucho mejor e incluso hasta disfrutarlo, porque es una decisión muy personal el ser Feliz en el trabajo. Las empresas y los jefes únicamente son responsables de lograr un ambiente de trabajo saludable y propicio a disfrutar el trabajo.


Es importante aclarar la diferencia entre los términos Felicidad y Satisfacción en el Trabajo, ya que actualmente se llegan a utilizar indistintamente.
Estar Satisfecho en el trabajo, es lo que piensas de tu trabajo, es un proceso racional. Por ejemplo, me gusta mi trabajo porque vivo cerca o porque me pagan bien. Muchas personas están satisfechas pero NO felices. Y ser feliz en el trabajo es como te sientes con tu trabajo, si realmente utilizas tus fortalezas para hacer algo que te apasione, y que harías aunque no te pagaran.
Y tu, ¿eres feliz en tu trabajo o simplemente estas satisfecho? Si simplemente estas satisfecho, es importante reflexionar si de verdad quieres pasar los próximos 50 años en un trabajo que no te hace feliz? Recuerda que trabajando nos pasamos más de la mitad de nuestra vida, además porque lo que nos ocurre en nuestra vida profesional se refleja en nuestra vida personal y viceversa.
La felicidad en el trabajo es cuando:
  1. Disfrutas lo que haces
  2. Tu desempeño es increíble y te sientes orgulloso.
  3. Trabajas con personas estupendas.
  4. Sabes que lo que haces es importante y tiene un propósito.
  5. Tu trabajo es reconocido.
  6. Tomas de lleno tus responsabilidades.
  7. Te diviertes con lo que haces
  8. Aprendes y sigues creciendo profesionalmente
  9.  Haces la diferencia, estas motivado y lleno de energía.
Las personas que son felices en su trabajo disfrutan más, tienen mayor calidad de vida y su desempeño es espectacular. En caso contrario, las personas que son infelices en su trabajo están frustrados, deprimidos, estresados y con las defensas siempre bajas lo que les genera una gran variedad de enfermedades que en casos extremos pueden terminar en afecciones cardiacas y cáncer.
Divertirte y ser feliz en el trabajo no significa que estés perdiendo el tiempo, ni que evites hacer las tareas que no te son tan placenteras en tu trabajo, ni tampoco significa que vayas dando saltos siempre y por todos lados. La forma de manifestar la felicidad es diferente en cada persona, en mi caso, yo si voy dando saltos por todos lados, pero habrá quien tan solo con una sonrisa o una mirada lo manifieste.
La Operación Happiness se trata de enfocar tus habilidades y energía para solucionar problemas y crear cada vez mas experiencias positivas en el trabajo. No se debe caer en el extremo y crear intencionalmente un ambiente en el que ser Feliz sea lo correcto y obligatorio y no serlo lo incorrecto, ya que de esta forma la gente ridiculiza el término y se resiste aún mas al cambio.


Lo que es cierto es que mientras más felicidad muestres, más la contagias a los demás, ya que  intervienen las neuronas espejo. ¿Te ha pasado que cuando ves a alguien bostezando, te entran unas ganas incontrolables de bostezar aunque no tengas sueño? pues con la risa pasa absolutamente lo mismo.
Es por eso que la Felicidad en el trabajo debe ser una invitación, debes abrir la puerta e invitar a la gente a pasar, y no estrellar a nadie contra dicha puerta.
Y para comenzar la Operación Happiness, ha llegado la hora de que te cuente sobre un par de hábitos sobre los que puedes trabajar y verificar de primera mano.
Cada mañana al llegar al trabajo, saluda a tus compañeros y personas que se sienten cerca de ti en la oficina. Creemos que no les importa o que ni cuenta se dan de cuando llegamos, pero vaya que da un subidón el recibir un “Muy buenos días” acompañado de una sonrisa. Si a ti te gusta como a mí, a ellos también!
Antes de salir de la ofi o ya de camino a casa, haz una lista de 3 cosas que te han hecho feliz en el trabajo ese día. Da igual que sean cosas grandes o pequeñas, simplemente haz esa lista y te darás cuenta de que tu trabajo no es tan malo después de todo y te ayudará a llegar de mejor humor a casa.
Y para finalizar, es muy importante saborear y celebrar los pequeños éxitos y compartirlos con tus compañeros, ya que sin ellos sería imposible alcanzar los grandes logros.
"No hay nadie tan equivocado como aquel que pasa la mayor parte de su vida simplemente ganándose la vida en lugar de vivirla"
Y tú ,¿te ganas la vida o la vives?


jueves, 10 de julio de 2014

Be different or die

En México, marcas como Telcel, Telmex, Bimbo y Corona son algunas de las más valiosas según un estudio de Millward Brown y en este caso estamos haciendo referencia al valor de la marca… pero ¿qué pasa con su Brand Equity? (porque claro, valor de marca y Brand equity son conceptos diferentes). ¿Son marcas que en realidad están siendo atractivas para las personas? ¿Existe lealtad? ¿Son marcas favoritas?  Y no solo hablemos de las marcas mencionadas anteriormente, pongamos sobre la mesa a lo que nos enfrentamos como responsables de marcas y además como consumidores.


Al parecer todo responsable de marca, profesores,  medios y demás personas relacionadas con la materia, saben y hablan acerca de la saturación publicitaria, del uso que cobra Internet en la vida de las personas y como se interactúa con este medio. Creemos saber también que las decisiones de compra se toman en el punto de venta y que a través de Internet las personas se informan y evalúan las mejores opciones. Estamos de acuerdo que la Televisión no va a desaparecer y que lo online complementará a los demás medios. 

También existe la certeza de tener que generar contenidos relevantes para  enganchar a las personas, que además se conviertan en embajadores de la marca, que hablen maravillas, la recomienden y como por arte de magia, se disparen las ventas (no money, no honey) …al final el objetivo, lo queramos o no, siempre es el dinero. 

Todas las afirmaciones anteriores son correctas y está muy bien "saberlo", aunque estaría mucho mejor ir un poco hacia atrás y analizar en dónde está situada nuestra marca y como está siendo percibida por las personas que la eligen. No basta con los trackings de marca (que muchas veces nos dicen lo que queremos escuchar), hay que salir a las calles y ver como la gente interactúa con el producto, cuál es su experiencia, qué está diciendo, si le gusta, si no le gusta, etc. Antes de realizar este sencillo ejercicio es fundamental estar seguros de si nuestro target establecido es el mismo que consume o usa nuestra marca, y si en realidad nuestra marca es esa opción instintiva en la que las personas piensan al adquirir un producto. Para que una marca sea esa opción instintiva de la que hablamos,  tiene que construir una real diferenciación que sea percibida por las personas y que adicionalmente solucione algún aspecto de su vida.

Una marca diferenciada no puede ser pasiva,
hay que evolucionar junto con los consumidores,
identificar los indicadores de cambio
y las oportunidades inesperadas:
estar ahí justo cuando las personas lo necesitan.

En su entrada a México, Virgin Mobile ha logrado salir de los estándares de comunicación de la categoría, hablándole a la gente joven de igual a igual y dándole la vuelta a las debilidades de la competencia para convertirlas en fortalezas propias y apalancarse para conquistar solo una parte del mercado.









Una marca diferenciada es una marca experta, sabe lo qué hace, cuándo, porqué y para quien lo hace; hay que apostar y apostar bien. Oreo con su campaña Snack Hacks nos llevó completamente a otra dimensión: webisodes en los que 3 chefs experimentan para crear recetas inesperadas al mezclar oreo con distintos alimentos, bebidas alcohólicas, etc., además de convocar a los fans de la marca a hacer sus propias combinaciones y subirlas al micrositio SnackHacks,


Cuando una marca es diferente a su competencia hay un contenido emocional importante de por medio, Forever 21 quien han sabido entrar con gran aceptación al mercado del fast fashion y lucha por tener un entendimiento de sus consumidoras ha desarrollado su  Closet S.O.S, una mini tienda sobre ruedas que saca de apuros a las chicas cuando lo necesitan… Es está satisfacción de salir de un conflicto la que eleva ese componente emocional de la marca y hace que la prefieran por encima de las demás. 



Si sabemos que no podemos seguir haciendo lo mismo y querer lograr resultados distintos ¿porqué lo seguimos haciendo? No conseguiremos mucho con un spot de 20 segundos o con banners que saturen los medios digitales. Hay demasiadas marcas que necesitan ser diferentes y reinventarse. 


Como marca hay que mostrar nuestro verdadero valor y enfocarnos en dar las mejores experiencias a la personas (no basta con ganar el Grand Prix en las categorías Media, PR, Outdoor o Innovation en Cannes), nos hace falta seguir construyendo sobre el branding -que a mi parecer ese objetivo se ha perdido un poco en tan afamados premios-  y evidentemente, generar resultados en  ventas pero  bajo la realidad de que como marcas, nos hemos vuelto necesarias e indispensables en la vida de las personas, porque aportamos, construimos y solucionamos algún aspecto de sus vidas … do something and be different or die.

Lecturas recomendadas